Si hago un top de mis ciudades favoritas, no tengo idea de qué posición ocupará, pero París estará en esa lista.

Quizás el idioma, la historia, la moda, los museos, Ladurée, los vinos, los quesos, los libros antiguos junto al Sena, Notre Dame… No se que hace que me encante ¡pero amo esta ciudad!

— You can read this in English here —

He estado en París varias veces. La tercera vez me quedé durante casi 3 meses durante el otoño. El buen tiempo frío, la alfombra de colores en los parques por las hojas de otoño… ¡me encanta! Y cada vez que voy, descubro más cosas. Estoy segura de que no he visto todo todavía.

Pont Neuf

Sin embargo, hay un pequeño detalle, incluso cuando son grandes y algunos de ellos hermosos e interesantes, podríamos notarlos, escuchar algunas historias, pero tal vez, no les prestamos mucha atención: ¡los puentes!

Desde la primera vez que visité París, recuerdo el recorrido que hice en bote paseando por el río, mencionaron el Pont-Neuf y el Pont Alexandre III y sé que el Pont de l’Alma está cerca del túnel del mismo nombre, donde la princesa Diana tuvo ese terrible accidente.

Así que decidí, durante mi último viaje a París, conocer los puentes. O la mayoría de ellos.

Pont Neuf

En París tienes puentes y pasarelas ‘piétonnières’ -puentes sólo para peatones-. Algunas muy interesantes, otras hermosas y pocas que… bueno… simplemente no me llamaron la atención.

Los principales puentes de la Ciudad de la Luz fueron construidos o reconstruidos en el siglo XIX. En 1900, con motivo de la Exposición Universal de la ciudad, se inauguró para celebrar la nueva alianza franco-rusa, el Puente Alexandre III. Creo que es uno de los puentes con más encanto de la ciudad. Si caminas por los Campos Elíseos, junto al Grand Palais encontrarás el puente que sostiene varias estatuas brillantes de ninfas y ángeles, y varias lámparas.

Pont Alexandre III

Una cosa que encontrarás en puentes y pasarelas, puede ser interesante, especialmente para turistas, y a mí en realidad no me gusta para nada, pero la gente cuelga candados. Se supone que son ‘candados de amor’. Sé que París es conocida como la ciudad del amor, una ciudad muy romántica, pero creo que esos candados le quitan la belleza a cada puente. Pero bueh… (actualización: está prohibido por ley y controlado por la autoridad policial local colocar un candado de amor en el famoso Pont des Arts.)

No recuerdo si el primero que vi con esos candados fue el Pont des Arts (que es solo para peatones) o Passerelle Léopold-Sédar-Senghor (antes llamado: Passerelle Solférino). De hecho, puedes ver la mayoría con nombres, algunos nombres incluso están tallados, algunos son candados enormes e incluso encontrarás cadenas para las bicicletas. El otro puente que vi lleno de esos candados, el Pont de l’Archevêché. Puedes encontrar el Pont des Arts entre el Institut de France y el magnífico Louvre. Pont de l’Archevêché está detrás de Notre Dame, cruzando desde Latin Quartier hasta la plaza Jean XXIII.

Pont de l’Archevêché

Passerelle SolfériPasserelle Léopold-Sédar-Senghor es una de mis favoritas, porque puedes sentarte en bancos y tomarte unos minutos para relajarte. También me gusta el diseño y la vista, a un lado parte del Louvre y Jardín des Tuileries, al otro lado más puentes como Pont Royal y Pont de la Concorde. En este puente, cerca del Musée D’Orsay, hay una estatua de Thomas Jefferson.

Walking by Passerelle Solférino

Retrocedamos en el tiempo y conozcamos el puente más antiguo de París. Aunque su nombre no tiene nada que ver con el tiempo: Pont Neuf (Puente Nuevo). La construcción de este comenzó en 1578 y se terminó en 1607. En el medio, encontrarás una estatua de Enrique IV. Este conecta la Île de la Cité, la isla donde se encuentra Notre Dame, con Quai de Conti y Quai de la Mégisserie (calles junto al Sena).

Parte del Pont de la Tournelle quedó bajo el agua después de que crecieran las aguas en 1910. En la década de 1920 fue finalmente reconstruido. Si camina desde el Institut du Monde Arabe hasta Notre Dame, encontrará este puente a su derecha. Desde allí, puedes tomar bonitas fotos del Pont de l’Archevêché, Notre Dame y todos los barcos que navegan por el Sena.

Obviamente, si visita la capital de Francia, creo que uno de los primeros lugares que la gente quiere ver es la Torre Eiffel. Justo al frente se encuentra el Pont d’léna que une la zona de la torre con los Jardins du Trocadero. En realidad, este puente, donde puedes encontrar pocas atracciones como un pequeño carrusel y hacer recorridos por el Sena, fue hecho por orden de Napoleón I con vistas a la École Militaire en 1807 y fue inaugurado en 1814. Poco sabía que la Torre Eiffel bloquearía esa vista desde el puente a la escuela en 1889 cuando se terminó.

Pont au Change

A pocos pasos encontrarás el Pont de Bir-Hakeim, que tiene un nivel inferior para peatones y automóviles, y el superior para el metro. Junto con el Pont de Grenelle y el Pont Rouelle (solo para ferrocarril), comparten una pequeña isla en el Sena, Île aux Cygnes. Junto al Pont de Grenelle, hay una pequeña réplica de la Estatua de la Libertad.

Hay más puentes para ver y pasear. Cada uno con diferente arquitectura, diseño e historia. Si te hospedas en París por varios días, mientras visitas los puntos que más te interesa ver, no te olvides en visitar cada puente.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.