Hace unos 2 años, un poco antes del confinamiento en 2020, ¡¡me casé!! Y por supuesto, él también es un viajero 🙂

— Read this in English here —

No queríamos una gran fiesta ni nada lujoso, pero mis padres (especialmente mi mamá) querían algo para celebrar que me iba a casar (¡estoy segura de que pensaron ‘por fin’!), así que decidí hacer algo que pueda describirnos a los 2, en un lugar que ambos disfrutamos y muy relajado: una recepción con tema de viaje y una ceremonia en la playa.

Algo de lo que nos alegramos fue el momento en que decidimos hacer la ceremonia, por la mañana (ceremonia a las 10 am, recepción hasta las 3 pm) y así fue literalmente una celebración de un día completo. Incluso disfrutamos viendo la puesta de sol con una gran parte de ellos.

The Venezuelan table.

Tenía tantas ideas, y unos 3 meses para planear todo. Iba a ser mi pequeña producción. Buscamos muchos lugares y visitamos 3, uno de ellos fue Sirata Beach Resort en St. Petersburg, Florida. Hubo algunos detalles que nos hicieron decidir que ese era nuestro lugar:

  • ¡Todo el personal que conocimos en nuestro recorrido fue súper amable! ¡En serio, todos!
  • Si bien tienen varios salones para la recepción, el que nos gustó más, estaba a solo unos pasos de la playa. No era como otros que necesitábamos caminar mucho de un punto a otro. La arena estaba justo ahí, así que durante la ceremonia y recepción estábamos descalzos la mayor parte del tiempo. Ni siquiera sé por qué compré zapatos. Nuestro lado ‘hippie’ estaba feliz.
  • St. Petersburg fue la primera ciudad a la que me mudé cuando llegué a Florida (1999). St. Pete Beach fue nuestra primeras vacaciones juntos como pareja.
  • ¡La planificadora, Tracy, fue increíble y muy útil en todo momento!

Algo que en cierto modo fue fácil, fue averiguar cuantas mesas y como iba a armar el centro de mesa. Pensé en mis ciudades o países favoritos y que están cerca de mí de alguna manera:

  • Venezuela (mi país)
  • Pensilvania (su estado)
  • Colombia (mi 2do país)
  • Brasil (mi otra familia, la familia de mi cuñada)
  • Niger (en donde mi sobrinito nació)
the Pennsylvania table

Y luego mis lugares favoritos en el mundo (hasta ahora) o que de alguna manera fue más fácil tener decoración para los centros de mesa 🙂

  • Irlanda
  • París
  • Madrid
  • Nueva York
  • Londres

Solo necesitaba prestarles atención ya que son parte de la decoración de mi casa y no podía perderlos ni regalarlos :).

The Colombian table

Para la música… tengo que decir que Trev es un profesional, así que pensamos ¿por qué no encargarnos de la música nosotros? Fue muy divertido 1) ahorramos dinero 2) creamos listas de reproducción, nosotros conocemos a nuestros invitados así que sabemos que quieren escuchar. Fue algo divertido de hacer la verdad. ¡Creo que a todos les encantó!

La fotografía también fue divertida… Estaba un poco asustada por esto, así que quería conseguir a alguien que pudiera pasar un buen rato creando imágenes hermosas. No me gustan esas típicas fotos en donde la novia se anda arreglando, no es mi estilo pués…, así que encontré gracias a una amiga, una chica fotógrafa que viaja por todo el mundo haciendo fotos en bodas… ¡Fue INCREÍBLE! Puedes ver ALN Images (Alexandra) en su IG y site.

The London table

Como videógrafa, quería hacer un video, pero muchos amigos me decían que probablemente han visto sus video una o dos veces y ya. Así que pensé, ¿por qué no decirles a todos que graben videos en sus teléfonos (horizontal, por favor😆) y luego que me envien lo que grabaron? Pensé en los viejos tiempos cuando los teléfonos inteligentes no estaban vivos y encontrabas una cámara desechable en cada mesa y luego los invitados tomarían fotos de los recién casados, desde su perspectiva… entonces, ¿por qué no hacer algo similar pero con ¡video! Creo que fue genial al final y sin costo alguno.

También teníamos una mesa a un lado con postales de viajes algo ‘vintage’ para que amigos y familiares pudieran escribirnos un mensaje. Ya sea un pensamiento, una sugerencia para una aventura o un consejo matrimonial.

Y para recuerditos, un pequeño detalle para nuestros invitados, conseguí estas maleticas y agregué chocolates y/o caramelos en ellas. Así que compré aparte caramelos de Grecia y Japón, chocolates de Brasil, Venezuela e Irlanda.

Nuestra boda no fue la boda más elegante, lujosa o súper cara. Fue divertida, cálida, relajada… con un toque de pasión por los viajes y con las personas que realmente amamos. Faltaron algunas personas porque la locura con el Covid-19 empezaba por este lado. Una de mis amigas voló desde España y estaba preocupada de quedarse atrapada aquí, por suerte pudo volver a Madrid. Mi familia (padres y tías) no tuvieron tanta suerte porque se quedaron atrapados aquí por meses sin poder regresar. El lugar cerró sus puertas 2 días después de la boda y nuestra ceremonia fue la última que se celebró ahí.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.