Fue mi primera vez. Siempre quería hacerlo pero no estaba segura ya que es algo en donde tienes las horas contadas y la verdad es que no uso reloj desde hace 4 años o más, así que eso de depender de un horario no es lo mío. Pero bueno, aquí vamos… (you can read this in English here)

Grand Turk

Crucero: Carnival Magic
Noches: 8
Puertos: Aruba, Curaçao y Grand Turk

En el mar.

Fue un viaje divertido y muy diferente para mi. Mi novio y yo ocupábamos un camarote con balcón, un buen comienzo para un 1er crucero.

Saliendo Cabo Cañaveral, FL

Tengo que decir, toda la tripulación me pareció muy amigable todo el tiempo, dispuestos ayudar y sonriendo. Pero, la tarde después de Grand Turk, todo cambió. Y por lo general me parecía que habían más personas de lo que se puede aguantar y sin tantas personas que puedan atender o ayudar a los pasajeros. Muchas veces teníamos que esperar mucho tiempo para una mesa.

Un cocktail de bienvenida (pagando obvio) fue una buena idea para mi.

Salimos desde Cabo Cañaveral (Port Canaveral) hacia Aruba a las 4pm. Aprovechamos que llegamos temprano en la mañana para caminar por todo el barco y conocer todo lo que podíamos sin tantas personas. Algo que aprendí de este crucero y lo he intentado hacer en los siguientes cruceros, pasear por todo el barco, conocer cada esquina si es posible, ver los teatros y otras áreas sin tantas personas, perfecto para fotos. Cuando se va llenando el barco cuesta un poco más encontrar un lugar vacío.

El área de la piscina cuando llegamos sin tantas personas.

El 1er día no disfrutamos las piscinas, pero si aprovechamos en la noche uno de los jacuzzi, que me pareció perfecto. El barco también contaba con un bar que ofrecían su propia cerveza (junto con otras muy conocidas).

#WandererYoss

Sobre nuestro camarote, estuvo muy bueno. Osea, no tengo nada con que compararlo a este punto, pero me pareció genial tener el balcón con vista al mar todo el tiempo – siendo piscis y del caribe obvio que nunca me canso del mar 🙂 – camas muy cómodas y nuestro mayordomo de cabina fue súper simpatico y nos ayudó mucho con todo.

View to Curaçao from our balcony

Otra cosita que aprendí con este crucero, aunque no es bueno dejar cosas en el balcón como toallas o traje de baños para que se sequen, llevé varios ganchitos de ropa para asegurarlo todo. Los compre de colores para poderlos usar también en el área de la piscina para sujetar la toalla a la silla. Prácticamente crecí en una lancha en Venezuela así que sé que cosas así se pueden volar muy fácil y rápido, pero me aseguré que estaba todo asegurado y sólo mientras estaba en la habitación.

La 2da noche probamos el restaurante italiano del lugar. Me encantó la decoración y la comida estaba deliciosa. Así que quizás pagar algo extra por uno de los restaurantes que no están incluidos con lo que pagaste, es buena idea.

 

ARUBA

La 1era parada fue Aruba (puedes leer un poco sobre un fin de semana en Aruba -en inglés-). Ya habíamos visitado esta isla antes, así que nuestro plan era sólo ir a la playa y relajarnos. Fuimos al área de Palm Beach. Después de algunas horas, nos fuimos hacia el centro, cerca del barco, sólo para una caminata por el lugar. El barco salía a las 11pm y eran las 4pm más o menos, como ya conocíamos la isla, aprovechamos para disfrutar una de las piscinas (que ambas estaban vacías) y los toboganes de agua. Y pudimos disfrutar del hermoso atardecer desde la piscina que estaba prácticamente para nosotros 2 solos. Después de bañarnos, aún teníamos tiempo libre sin muchas personas, disfrutamos la cena y un rato de karaoke.

Arriving in Aruba

 

CURAÇAO

Al día siguiente llegamos a Curaçao. Primera vez para los 2. Y esta es la parte que odio… Amo visitar ciudades y conocerlas a fondo, quizás por unos días o semanas, depende del lugar, pero no por un par de horas. Las playas que vi de Curaçao en revistas o TV lucen hermosas, pero también quería conocer la ciudad, esos edificios coloridos, el mercado, probar algún plato… así que era una cosa o la otra. Pero como disfrutamos la playa en Aruba y luego seguíamos a Turks y Caicos que sería playa, decidimos caminar por la ciudad en Curaçao. Pero no me gusta decidir entre una u otra cosa, ¡quiero hacerlo todo! 🙂 Pero bueno… ya nos dan ganas de regresar por mas.

Desde nuestro camarote.

Willemstad es un área muy agradable para pasear. Comenzamos pasando por un pequeño centro comercial que también teníamos que pasar al regresar al barco. Caminamos hacia el famoso puente “Queen Emma” (Reina Emma) que se mueve hacia los lados para dejar pasar a barcos y botes. Incluso, regresando al barco, el puente se movió un poco mientras estábamos sobre el. Cuando llegamos no pudimos pasar sobre el y tuvimos que tomar un bote desde Punda hacia Otrobanda (2 zonas de Willemstad). Pasamos al frente de los edificios coloridos al frente del canal que siempre lucen increíbles en fotos… en mi opinión lucen mejor en fotos, no tanto en persona. Desde ahí nos fuimos hacia el mercado flotante. Ahí estaba súper feliz de sentirme un poco cerca a mi país, Venezuela.

Floating market

Para ese viaje, ya tenía un poco más de un año que no iba a Venezuela, y la mayoría (si no todos) los botes (peñeros), eran de Venezuela. Excelente trabajadores, pescadores y más de Venezuela que estaban ahí para poder traer un poco de dinero a sus familias en casa. Obvi que me sentí que tenía que hablar con ellos, por supuesto entre risas y sonrisas, aproveché y compré algunos chocolates venezolanos que vendían, y que mejor forma de ayudarlos un poco. No quiero meter política aquí, pero me encanta ver como mi gente hace lo que sea para trabajar, algo que no ha sido fácil en casa, y al final del día navegan de regreso a Venezuela. La distancia entre Curaçao y Venezuela son unos 688Km.

También visitamos el ‘mercado nuevo’ (Ronde Markt) que se encuentra en un edificio redondo. Un poco sucio pero divertido para ver algunas cositas. Y una vez más, me encontré con una mujer de Venezuela vendiendo jugos de ‘parchita’ (maracuya) 100% natural. Obviamente no podía resistirme a tomarme uno que tenía años sin hacerlo. ¡Delicioso!

Seguimos caminando, con los minutos contados. Sabía que podíamos hacer mucho más ahí. Aunque terminé ‘probando’ más cosas de Venezuela que locales 🙂 pero también me gustó que mi novio probara alguna de mis cosas.

GRAND TURK

Este lugar fue más para relajarnos. Apenas salí al balcón del camarote, me enamoré de la vista. Ese color del agua era para enamorarse. Ya quería lanzarme a nadar ahí.

Al salir del barco, nos encontramos con el ‘Centro de Bienvenida a los Cruceros’ (Cruise Welcome Center). Hermosa playa para relajarse, varias tiendas, monumentos y un Margaritaville con una piscina gigante que no pudimos disfrutar ya que estaba cerrada gracias a que una chica menor de 21años estaba borracha y vomitó… gracias, muchas gracias.

Decidimos caminar desde el centro de bienvenida hacia una playa, Governor’s Beach, pero tomamos un autobús pequeño que nos podía dejar en la playa mejor. ¡Esa playa es hermosa! Súper tranquila, el agua muy clara… ¡perfecta! Estabamos nosotros 2 y quizás otras 5 personas en un lugar muy grande. Desde ahí podíamos ver el crucero y un barco abandonado con muchos pecesitos nadando.

De verdad que esta se convirtió en una de mis playas favoritas del mundo. Fue uno de esos pocos momentos que no me molestaba no ir a caminar por el pueblo o probar algo local, igualmente me gustaría regresar con un poco más de tiempo a disfrutar más de las playas y la cultura. Me encantó visitar esa playa, un momento que nos recargó las energías y un punto perfecto para terminar este primer crucero. Caminar de regreso al barco fueron unos 10minutos, nada mal.

 

Opinión final…

¿Tomaría otro crucero? 

Para el momento que terminé de escribir esto, ya estaban 2 cruceros planeados en un futuro (Norwegian y Disney).

Atardecer desde el balcón.

¿Me gustan?

Es otro tipo de viaje. Muchas personas prefieren este tipo de vacaciones a lo que yo suelo hacer. Quizás para el que tomaríamos al siguiente verano (2018) con Norwegian en el mediterráneo, me ayudaría a entender un poco más la razón. Puedes visitar varios países y ciudades, ya con hospedaje pagado que viene siendo tu medio de transporte de una ciudad a otra, comida incluida, así que para muchos es menos por lo que hay que preocuparse. Pero en mi opinión, no te deja mucho tiempo en conocer la cultura de ese país o ciudad, muy poco tiempo y tienes que apurarte en conocer. Por ejemplo, en el de Norwegian que hicimos en verano 2018, sabía que en Dubrovnik (Croacia) iba a necesitar mucho más de un par de horas para conocer bien, quizás unos 3 días como mínimo. Igualmente disfruté el viaje y me dieron ganas de regresar a varios puntos para conocer más, como Croacia. (Ya tenemos algunos videos y publicaciones de las paradas de ese crucero)

En mi opinión, creo que cruceros son bien para visitar lugares pequeños, fáciles de disfrutar en pocas horas o quizás que sólo visites playas y no hay más nada que ver o ciudades que ya visité antes (como Aruba) y simplemente lo vea de otro punto de vista.

Y ustedes, ¿qué piensan de los cruceros?

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *